Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

 

Siguenos en:  

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Plantas y Vegetales

 

 

Cuidados

 

 

Varios

 

 

Reportajes

 

 

Rincones Mágicos

 

Amsterdam 
Angkor Wat 
Árbol encadenado 
Arboreto Luis Ceballos 
Bahía de Ha-Long 
Bosque de la Herrería 
Bosque el Forestal de Villaviciosa 
Casa de Campo/Casa de Vacas 
Chozo Kindelan 
Dalieda de San Francisco 
Dehesa de Navalcarbón 
El Alcornoque del Bandolero 
El Bosque Encantado 
Finca Mataespesa 
Invernadero Estación Atocha 
Invernadero Palacio de Cristal 
Invernaderos del Jardín Botánico 
Islas Azores 
Jardín de las Tres Culturas 
Jardín del Príncipe de Anglona 
Jardín Museo Joaquín Sorolla 
Jardín vertical 
Jardines de Cecilio Rodríguez 
Jardines de El Escorial 
Jardines Cuatro Torres 
Jardines del Campo del Moro 
Jardines La Granja San Ildefonso 
Jardines del Palacio del Pardo 
Jardines Palacio Real / Madrid 
La Gran Muralla China 
Lagos Plitvice / Croacia 
Las Islas Vírgenes Británicas 
Madeira 
Monte de El Pardo 
Mustang: reino perdido Himalaya 
Palmira 
Parque el capricho 
Parque del Oeste 
Parque del Retiro 
Parque Nacional Torres del Paine 
Parques de Villalba / Madrid 
Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
Quinta de la Fuente del Berro 
Quinta de Los Molinos 
Ruta a la Peña del Arciprestre 
Ruta Camino del agua/Cercedilla 
Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
Ruta de la Presa del Gasco 
Ruta de las Caras 
Ruta Molinos Río Perales 
Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
Senda botánica-Torrelodones 
Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

 

Vídeos

 

 


 

 

Para poder disfrutar de un buen invernadero hay que dedicar todo el tiempo necesario a varias  cosas fundamentales: dónde colocarlo, cómo instalarlo en el jardín, cómo distribuir las plantas, y de qué material realizarlo.

Podemos encontrarlos en todas las formas, colores, materiales y tamaños. Desde el gigantesco invernadero industrial al pequeño en miniatura. Tendremos que escoger el modelo que mejor se adapte al espacio disponible y al presupuesto.

 

Qué modelo  escoger

Depende del espacio de que se disponga y del dinero que queramos invertir. Hay dos tipos básicos, uno al que se puede llamar " portátil" , que está construido en materiales ligeros, con un tamaño que no suele sobrepasar los 9 m2, con todos los lados acristalados y otro que se asienta sobre una base sólida de ladrillo o madera, que sólo recibe luz por la mitad superior y que se construye tan grande como se quiera, según el espacio del que se disponga.

Los modelos fijos con base de ladrillo o madera, ofrecen más variedad de ambientes, y se puede cultivar mayor variedad de especies. En la parte inferior, más húmeda y oscura, se pueden cultivar especies a las que le guste la sombra, mietras que en la parte alta, tanto en techo como en bandejas superiores se pueden cultivar distintos tipos de epifitos y plantas que requieran mucha luz. Otra ventaja que ofrecen gracias a su solidez, es que el calor se pierde mucho menos y resulta más económico calentarlo por métodos artificiales. La desventaja está en que no se puede desplazar a otra zona del jardín sin recurrir a obras.

Los modelos " portátiles" , tienen la ventaja por supuesto de que se adaptan a casi todos los jardines, y si no nos gusta o nos hemos equivocado en el lugar elegido, sólo tenemos que desmontarlo con cuidado y volverlo a armar en el nuevo emplazamiento. El inconveniente, es que al tener todas sus caras de cristal o plástico, cuando se le proporciona calor de manera artificial, se escapa fácilmente, y nos cuesta mucho más. También el número de ambientes diferentes que queramos conseguir es más difícil.

Materiales a elegir

Cuando queramos comprarlo, no debemos considerar sólo el coste momentáneo, sino también el desembolso que generará su mantenimiento y el tiempo que nos durará. La base  de aluminio o ladrillo, es mucho más económica  y duradera que la de madera, y además el mantenimiento también es mucho menor. Para las paredes se puede optar por plástico o vidrio. El plástico es más barato y resistente a los golpes que el vidrio, pero con el tiempo se vuelve quebradizo y pierde la transparencia a causa del polvo y la arenilla. El vidrio por el contrario es más caro y frágil, pero la principal ventaja es que capta y retiene el calor del sol mucho mejor y permanece inalterable con el tiempo.  Tambiénacepta mejor las pinturas protectoras.

Ubicación

Es preciso escoger una situación despejada, lejos de árboles grandes, especialmente si son de hoja perenne, porque la sombra que proyectan reduce la cantidad de luz recibida por las plantas. Los arbustos y arbolillos pequeños, si se plantan a una distancia prudente, pueden ser beneficiosos porque servirán de cortavientos y al formar una pequeña bolsa de aire alrededor ahorrarán calefacción.

Debemos vigilar los desniveles del terreno, pues al pie de las colinas se puede  acumular agua y hielo en invierno. Si vamos a colocar pocas plantas, y no queremos gastar mucho en calefacción, lo mejor será instalar un invernadero de una sola vertiente acoplado a una pared este o sur de la casa, porque así el muro absorberá el calor del sol durante el día y lo irradiará por la noche, ahorrando combustible.

Colocación de las plantas

Independientemente de lo que queramos cultivar en el invernadero, se pueden elegir dos criterios distintos para su distribución como paisaje o como escenario. La tendencia es la de formas paisajistas, creando una ambiente que reconstruya el hábitar natural de las plantas. Aunque es el sistema más atractivo, presenta el inconveniente de reducir mucho el espacio aprovechable y limitar la elección de plantas. La otra alternativa es cultivar las plantas en macetas, lo que nos ofrece la oportunidad de disfrutar de  una mayor gama de especies. Se pueden colocar a diferentes niveles para que queden más estéticas.

 

Plantas adecuadas según zonas

 

Zona  superior

Es la zona que recibe más luz y para aprovecharla bien debemos recurrir a plantas que muestren su aspecto más espléndido cuando cuelgan. Si la luz es tamizada, será el emplazamiento ideal de las orquídeas, columneas, aechmenas, vriesias y nidularium que se colocarán en cestillos colgantes y a ser posible en la parte central para que no estorben el paso.

 

Zona Media

En esta zona debemos diferenciar la zona que da al sur y este y las zonas que dan al norte y oeste. En la zona sur/este, se pueden cultivar todo tipo de plantas a las cuales les guste la luz intensa, como cactus, crasas, petunias, pensamientos, etc. y en la zona norte/oeste, que presenta una luz más suave, se pueden situar casi todas las plantas que habitualmente se tienen dentro de casa.

 

Zona baja

Si el invernadero no dispone de calefacción, podemos utilizar esta zona para guardar las plantas que necesiten reposo en invierno o los órganos de reserva de las bulbosas, que se guardarán en cajas con turba o arena limpia. También irán bien los helechos, algunas hiedras y las plantas a las que les guste la sombra.

 

   

 

Desinfección del invernadero

El invernadero por sus condiciones de altas temperaturas y humedad, es una zona de continua exposición a todo tipo de enfermedades y plagas. No debemos esperar a que se produzcan, por lo que tendremos que rociar periódicamente con un insecticida y fungicida de amplio espectro.

Una vez al año, preferiblemente a mitad de primavera u otoño, es conveniente sacar todas las plantas y quemar en el interior unos pequeños recipientes con azufre en polvo, no debiendo permanecer nadie en el interior, porque son vapores tóxicos. Después de 24 horas se ventila bien y se vuelven a colocar todas las plantas.

 

Condiciones

Para que las plantas se desarrollen perfectamente, solo hay que saber regular y armonizar tres factores principales agua, luz y temperatura. Si falla alguno de estos parámetros, no importará cómo sea de caro o barato, bueno o malo el invernadero, las plantas morirán sin remedio.

 

Riego

Dentro de un invernadero, por supuesto no podemos regar con manguera a presión, porque las salpicaduras ensuciarían rápidamente los cristales y además las plantas  se encharcarían. El método ideal es el atomizador con regulador, el cual proporciona una densa pero suave nube de agua muy efectiva. Otro sistema es el goteo, que proporciona a la planta el agua de forma continua y dosificada. Y por último el riego capilar, mediante arena o fibra de vidrio, situado bajo los tiestos para mantenerlos constantemente húmedos gracias a un sistema automático.

Luz

Existen en el mercado sistemas automáticos que gracias un conjunto de fotocélulas extienden o recogen automáticamente un sistema de esterillas según sean las condiciones de luz, aunque son caros. Podemos recurrir a cubrir los techos y paredes con esterillas realizadas a base de cañas o rafia. La rafia es más duradera y ligera, además se fabrica en varios tamaños de calado y así podemos regular la luz de forma muy precisa. Durante el verano, cuando la radiación es mayor, podemos pintar las paredes con blanco de España, que es fácil de aplicar, barata y que se elimina facilmente con agua y rasqueta.

 

 

Calor

Si disponemos de un sistema de calefacción, podemos ampliar enormemente las posibilidades de nuestro   invernadero. El más inocuo, pero también el más caro, es el compuesto a base de resistencias eléctricas. Los sistemas de gas natural o petróleo son mucho más baratos, además al quemarse proporcionan dióxido de carbono que es muy beneficioso para las plantas, pero produce vapor de agua que hace gotear los cristales e impide mantener el invernadero seco. Por ello debemos introducir algún tipo de ventilación, bien con respiraderos en el techo o paredes.

 

 

 

INVERNADEROS MINIATURA

 

Son una réplica a escala de los del jardín, y un bello complemento para el salón o una  terraza cubierta. Tienen las ventajas de las botellas de plantas más la adicional de que son más fáciles de construir y se pueden sustituir los ejemplares estropeados o enfermos mucho más sencillamente.

Las urnas cerradas para plantas  fueron desarrolladas por los floricultores ingleses del siglo XIX, se le atribuye a N.B. Ward (1791-1868), aunque otros aportaron ideas similares.   Este sistema mini-invernadero  fue creado para lograr que las plantas exóticas, recolectadas en países muy alejados, llegasen a su destino lo más íntegras posibles, cosa bastante difícil, pues transcurrían varios meses de penoso calvario en la cubierta de un barco, desde que se recolectaban hasta que se plantaban en un invernadero londinense. La idea resultó y las urnas se adornaron de colores y filigranas para ser adaptadas a los salones victorianos.

 

 

Los terrarios o invernaderos en miniatura presentan las ventajas de mantener una humedad practicamente constante, preservar las plantas de polvo, de la contaminación y las oscilaciones bruscas de temperatura. Otra ventaja es que si son ejemplares sanos, es difícil que las plagas y enfermedades hagan su aparición.

La mayor parte de las urnas para plantas tienen la forma de una gran caja de cristal con aristas de metal o madera. Si disponemos de un acuario, sólo tendremos que ponerle una tapa de cristal en su parte superior para que tengamos un terrario adecuado para plantas. También hay modelos de forma cilíndrica y plástico.

Para plantar en un terrario no tendremos los problemas que con una botella, ya que no nos harán falta embudos, palos, ni nada similar para colocar las plantas. Podremos colocarlas con nuestras manos, un poco de carbón de leña, grava y turba.

Primero esparciaremos sobre el fondo, dos centímetros de grava y sobre ésta unos trozos de carbón de leña, y sobre todo ello una capa de turba. Si la caja se ve desde todos los lados, colocaremos en el centro las plantas más altas, sino tendremos que ver desde que lado se colocará, para colocar las plantas más altas al fondo. También podemos optar por poner directamente las macetitas dentro.

No colocarlo nunca bajo el sol directo, pues el sol al atravesar el cristal, quemaría las plantas.

Tampoco se debe abonar en exceso, para que no crezcan muy rápido y tengamos que cambiarlas demasiado a menudo.

   

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd