Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

 

Siguenos en:  

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Plantas y Vegetales

 

 

Cuidados

 

 

Varios

 

 

Reportajes

 

 

Rincones Mágicos

 

Amsterdam 
Angkor Wat 
Árbol encadenado 
Arboreto Luis Ceballos 
Bahía de Ha-Long 
Bosque de la Herrería 
Bosque el Forestal de Villaviciosa 
Casa de Campo/Casa de Vacas 
Chozo Kindelan 
Dalieda de San Francisco 
Dehesa de Navalcarbón 
El Alcornoque del Bandolero 
Finca Mataespesa 
Invernadero Estación Atocha 
Invernadero Palacio de Cristal 
Invernaderos del Jardín Botánico 
Jardín de las Tres Culturas 
Jardín del Príncipe de Anglona 
Jardín vertical 
Jardines de Cecilio Rodríguez 
Jardines de El Escorial 
Jardines Cuatro Torres 
Jardines del Campo del Moro 
Jardines La Granja San Ildefonso 
Jardines del Palacio del Pardo 
Jardines Palacio Real / Madrid 
La Gran Muralla China 
Lagos Plitvice / Croacia 
Las Islas Vírgenes Británicas 
Madeira 
Monte de El Pardo 
Mustang: reino perdido Himalaya 
Palmira (Siria) 
Parque el capricho 
Parque del Oeste 
Parque del Retiro 
Parque Nacional Torres del Paine 
Parques de Villalba / Madrid 
Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
Quinta de la Fuente del Berro 
Quinta de Los Molinos 
Ruta Camino del agua/Cercedilla 
Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
Ruta de la Presa del Gasco 
Ruta de las Caras 
Ruta Molinos Río Perales 
Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
Senda botánica-Torrelodones 
Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

 

Vídeos

 

 


 

 

 

CONTAMINACIÓN EN EL INTERIOR

DE LAS VIVIENDAS

 

El  benceno, formaldehído, dióxido de carbono    y tricloroetileno, entre otros, son contaminantes perjudiciales para nuestra salud, y se pueden encontrar dentro de nuestras viviendas, ya que provienen de los muebles y de los materiales de construcción.   Las plantas tanto en nuestras casas como en las oficinas no son solamente decorativas, según un estudio realizado,   las plantas de interiores pueden contribuir a combatir y elimina la contaminación del aire. Los científicos de la NASA han descubierto que son sorprendentemente útiles absorbiendo gases potencialmente dañinos y limpiar el aire de los edificios modernos. Por ejemplo,  la arañuela o el filodentro,  eliminan el formaldehído del aire, el crisantemo y el espatifilo absorben, respectivamente, el benceno y el tricloroetileno. Otras plantas que eliminan toxinas son  el helecho espada y la hiedra.  Algunos tipo de lirios y helechos, pueden remover humo de cigarrillo y otros contaminantes del aire. La plantas, mediante el proceso de la fotosíntesis, transforman el dióxido de carbono y el agua en sustancias orgánicas (carbohidratos) por acción de la luz solar y la clorofila y nos devuelven el aire limpio.

 

Benceno: es un solvente muy usado en tintas, óleos, pinturas, plásticos, gasolina, y gomas. Se usa   en la fabricación de detergentes, explosivos y tinturas. Irrita la piel y los ojos y ha demostrado ser mutagénico para el cultivo celular, mostrando además actividad embriotóxica y carcinogenicidad en algunas pruebas. Puede ser un factor que contribuye a las aberraciones cromosómicas y a la leucemia en los seres humanos. El contacto repetido con la piel, causa sequedad, inflamación, ampollas y dermatitis. Niveles agudos de inhalación de altos niveles produce mareos, debilidad, euforia, dolores de cabeza, distorsión de la visión, enfermedades respiratorias, temblores, taquicardia, daños al hígado y riñones, parálisis e inconsciencia. En pruebas con animales inhalando benceno produjo formación de cataratas y enfermedades de la sangre y el sistema linfático. La exposición crónica a niveles relativamente bajos causa jaquecas, pérdida del apetito, mareos, nerviosismo, alteraciones psicológicas y enfermedades de la sangre, incluyendo anemia y enfermedades a la médula.

 

Dióxido de carbono:   es un gas incoloro, inodoro, no venenoso. En el aire se encuentra en pequeña proporción. Es moderadamente soluble en el agua formando el ácido carbónico, H2CO3. Su solubilidad aumenta con la presión, propiedad utilizada en las bebidas gaseosas para producir efervescencias. Se forma en la combustión fuerte del carbono o de sus derivados, especialmente los hidrocarburos. Se usa en refrigeración, extintores de incendios, aerosoles.

 

Formaldehido: es una sustancia química que se encuentra  en todos los ambientes interiores. La mayores fuentes incluyen la insulación de urea formaldehido en espumas (UFFI) y partículas en tablas o maderas prensadas, productos usados en fabricar los actuales muebles de oficina. Se usa en productos de papel que han sido tratados con resinas UF, incluyendo bolsas para las provisiones, papeles encerados, toallas faciales y toallas de papel. Muchos limpiadores usados en los hogares contienen formaldehido. Las resinas UF se usan para almidonar, como repelentes de agua, retardadores de fuego y adhesivos, también en cubiertas de pisos, cubiertas de carpetas y ropa planchada en forma permanente. Otras fuentes de formaldehido incluyen combustibles para calentar y cocinar como el gas natural, el kerosene y el humo de los cigarrillos. El Formaldehido irrita las membranas mucosas de ojos, nariz y garganta. También es altamente reactiva combinándose con proteínas y puede causar dermatitis alérgica. El síntoma más denunciado de la exposición a altos niveles, incluye irritación a los ojos y dolores de cabeza. Hasta hace poco la enfermedad más seria que se le atribuía era el asma. Sin embargo la EPA ha llevado a cabo investigaciones que permiten tener fuertes sospechas de causar un raro tipo de cáncer a la garganta en las personas que viven largo tiempo en casas rodantes.

 

Tricloroetileno (TCE): es utilizado en desgrasar metales, en industrias de lavado en seco, en las tintas de imprenta, pinturas, lacados, barnices y adhesivos. En 1975 el Instituto Nacional del Cáncer informó que una incidencia desusadamente alta de carcinomas hepatocelulares se observó en ratones a los que se dio TCE a nivel y actualmente se le considera un potente carcinógeno del hígado

 

 

Especies que ayudan a combatir la contaminación interior

 

Chamaedorea Seifritzii, Aglaonema Modestum, Hedera Helix, Gerbera Jamesonii, Dracaena " Janet Craig" , Marginata, Dracaena Massangeana,  Sansevieria Laurentii, Chrysantheium morifolium.

 

 

 

CONTAMINACIÓN EN LAS CIUDADES

 

El interior de las ciudades, sobre todo las más industrializadas, no son un ambiente muy propicio para el cultivo de plantas al exterior. Los humos e impurezas dificultan la vida vegetal y acaban con el tiempo por asfixiarla. Para que esto no suceda se deben seguir una serie de reglas y elegir las plantas más resistentes. El humo hace que el número e intensidad de las horas de sol disminuya y el hollín y los gases se depositan en las hojas reduciendo su labor de asimilación todavía más. Esto contribuye a que árboles y arbustos perennifolios puedan llegar a perder sus hojas,  los caducifolios lo hagan antes de tiempo y que  tanto la floración como el crecimiento se retrasen. Las enfermedades criptogámicas son menos intensas, pero las hojas no se muestran por ello más lustrosas, debido a la lluvía ácida que las motea como si fueran hongos. Este fenómeno es debido a los anhídridos sulfúricos que emiten algunas industrias y que se combinan en las capas altas de la atmósfera con el agua y caen en forma de diminutas gotas de ácido sulfúrico, quemándo las hojas y moteandolas de amarillo.

 

Donde más se acumulan estos hollines, es en  las hojas y el suelo, y por ello es conveniente realizar riegos periódicos muy pulverizados para que arrastren estas impurezas. Para evitar que la tierra se contamine, se puede pavimentar todas las superficies libres de plantas, pero es costoso y poco estético, por lo que es mejor vigilar la superficie, y cuando se aprecie que hay excesiva acidez, cambiar una capa de unos 15 centímetross. por otra nueva, rica en turba y bien abonada.

Los científicos están utilizando las plantas para limpiar la contaminación. Las plantas nos ayudan a limpiar el aire, el terreno y las aguas subterráneas. Al proceso mediante el cual se utilizan plantas para limpiar la contaminación se le conoce como fitoremediación. " Fito"  significa planta y " remediación"  significa remediar o curar. Por lo tanto, utilizar plantas para ayudar a limpiar el ambiente es realmente una alternativa para curar nuestro planeta de la contaminación que actualmente nos afecta, no sólo a nosotros, sino también a otras plantas y animales. Los árboles pueden ser utilizados para limpiar el agua subterránea, atrapando el agua sucia a través de sus raíces, y rerspirar agua completamente limpia por sus poros. Algunos de los utilizados para este fin son los pinos, álamos, enebros, y chopos.  También los han utilizado  para limpiar   la tierra. Las plantas absorben los contaminantes de la tierra junto con el agua. En algunos casos, las plantas descomponen a los contaminantes. En otros casos, las plantas los absorben y los retienen.   Plantas pequeñas,  como la alfalfa y algunos tipos de grama son utilizados también con este fin. Las plantas pueden combatir la contaminación junto a las bacterias encontradas en la tierra. Las bacterias se alimentan de la contaminación y luego se convierten en el alimento de las plantas. Luego las plantas absorben lo restante. La biorremediación. Puede ser enfocada a compuestos orgánicos e inorgánicos. En ambas, las plantas verdes absorben los contaminantes, los mantienen en estructura y los degradan. De allí, se desprende la fitofiltración para limpiar mantos acuíferos, donde la raíz absorbe los contaminantes y los acumula en el cuerpo de la planta. La fitovolatilización, también para compuestos orgánicos, es cuando  la planta absorbe el contaminante, lo transporta por su estructura y por medio de sus hojas lo volatiliza. La rizorremediación, donde no es precisamente la planta la que efectúa la biorremediación, sino sus raíces. El radio que en el subsuelo abarca la raíz llamado rizosfera, es el habitad adecuado para ciertos microorganismos, y  la raíz va excretar enzimas, polisacáridos y demás nutrientes que aprovecha la bacteria que degrada los hidrocarburos.

 

 

Especies resistentes a la contaminación exterior

 

Todas aquellas plantas que como los  árboles caducifolios, vivaces y anuales, cambian al menos una vez al año su sistema foliar, son resistentes, aunque hay ciertas especies en particular muy resistentes como con:

Ailanthus, Liriodendron, Magnolia, Prunus, Sorbus, Camellia, Fatsia, Hibiscus, Rhododendron, Spartium Junceum.

Otras plantas de menor porte: Hedera, Vinca, Aquilegia, Phlox, Primula, Campanula, Petunia.

 

 

Listado de algunas plantas que descontaminan

Fuente:  http://ladulcerevolucionbcn.plisweb.com/

Anthurium andreanum, descontamina el amoniaco

Azalea, descontamina el amoniaco, el formaldehido y el xileno

Beaucarnea recurvata: contra el formaldehido, amoniaco, benzeno y tricloroetileno

Begonia Rex Hiemalis: contra el formalehido

Cereus peruvianus: descontaminante de TV y ordenadores

Clorophytum phalangere: contra el monoxido de cargono, el xileno, el tolueno, el venzeno y el formaldehido

Chrysalidocarpus lutescens: contra el formaldehido y xileno

Chrystanthemum indicum: contra el amoniaco, el formaldehido, y el benzeno

Codiaeum variegatum: contra el formaldehido

Crassula arborecens: contra el amoniaco y las ondas electromagnéticas y micro-ondas.

Cycas revoluta: contra el tolueno, xileno, oxido de carbono y formaldehido.

Cyclamen persicum: contre el formaldehido y el xileno

Dieffenbachia pica: contra: el tolueno, xileno, formaldehido.

Ficus alii: contra el tricloroetileno, el benzeno, el amoniaco, el tolueno, el formaldehido, y el xileno

Ficus benjamina: contra el amoniaco, el formaldehido y el xileno

Ficus elastica: contra el formaldehido

Maranta leuconeura: contra el formaldehido

Nephrolepis: contra el xileno y formaldehido

Palmera areca: contra el formaldehido, el xileno y el benzeno

Phalaenopsis: Absorbe el formaldehido

Philodendron scandens: Descontamina el formaldehido

Philodendron monstera: para descontaminar el amoniaco y el formaldehido

Poinsettia, flor de Navidad: absorbe el formaldehido

Sansevieria trifasciata: descontaminante del tricloroetileno, benzeno, formaldehido, tileno y tolueno

Schlumbergera Russeliana: absorbe el formaldehido

Spathiphyllum: descontamina el xileno, amoniaco, formaldehido, tricloretileno, tolueno, acetona y alcoholes.

 

 

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd