Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

 

Siguenos en:  

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Plantas y Vegetales

 

 

Cuidados

 

 

Varios

 

 

Reportajes

 

 

Rincones Mágicos

 

Amsterdam 
Angkor Wat 
Árbol encadenado 
Arboreto Luis Ceballos 
Bahía de Ha-Long 
Bosque de la Herrería 
Bosque el Forestal de Villaviciosa 
Casa de Campo/Casa de Vacas 
Chozo Kindelan 
Dalieda de San Francisco 
Dehesa de Navalcarbón 
El Alcornoque del Bandolero 
El Bosque Encantado 
Finca Mataespesa 
Invernadero Estación Atocha 
Invernadero Palacio de Cristal 
Invernaderos del Jardín Botánico 
Islas Azores 
Jardín de las Tres Culturas 
Jardín del Príncipe de Anglona 
Jardín Museo Joaquín Sorolla 
Jardín vertical 
Jardines de Cecilio Rodríguez 
Jardines de El Escorial 
Jardines Cuatro Torres 
Jardines del Campo del Moro 
Jardines La Granja San Ildefonso 
Jardines del Palacio del Pardo 
Jardines Palacio Real / Madrid 
La Gran Muralla China 
Lagos Plitvice / Croacia 
Las Islas Vírgenes Británicas 
Madeira 
Monte de El Pardo 
Mustang: reino perdido Himalaya 
Palmira 
Parque el capricho 
Parque del Oeste 
Parque del Retiro 
Parque Nacional Torres del Paine 
Parques de Villalba / Madrid 
Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
Quinta de la Fuente del Berro 
Quinta de Los Molinos 
Ruta a la Peña del Arciprestre 
Ruta Camino del agua/Cercedilla 
Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
Ruta de la Presa del Gasco 
Ruta de las Caras 
Ruta Molinos Río Perales 
Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
Senda botánica-Torrelodones 
Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

 

Vídeos

 

 


 

 

 

El Compostaje es la elaboración de compost, que es el humus obtenido artificialmente por descomposición bioquímica en caliente de residuos orgánicos.   Es un excelente abono orgánico que nos servirá para mejorar   y corregir la tierra del jardín y dar alimento a las plantas.

Para producir compost, el hombre moderno emplea los mismos principios que los chinos empleaban hace 4.000 años: crear condiciones óptimas para la vida de los microorganismos que degradan la materia orgánica. Se trata de estimular los microorganismos que se alimentan en un ambiente con oxígeno.

En el compostaje se reproduce el ciclo natural de la naturaleza. En el bosque, el suelo se llena con la hojas caídas de los árboles, las ramas sueltas, frutos y hierbas. Poco a poco comienza una fase de descomposición en la que intervienen el agua, el calor, el frío y diferentes especies vivas para transformarlo en " humus" . El humus tiene un olor característico del bosque,   la tierra es oscura, esponjosa  y rica en nutrientes.

 

 

El proceso para obtener el compost suele durar entre 3 meses y un año, dependiendo de la forma en la que trabajemos la pila o montón. Si vamos agregando en forma constante más desechos el proceso es más lento, pero si dejamos la pila con lo que empezó y mantenemos la humedad adecuada lograremos rápidamente un buen humus.

Si desea obtener compost en 3 a 4 meses, junte un metro cúbico de material y pique todo en pedazos de menos de 5 centímetros Revuelva la mezcla una o dos veces por semana y cuide que esté siempre con la humedad adecuada. Si luego agrega material fresco, éste retrasará la producción de compost, por ello una buena opción es iniciar una pila nueva.

 

 

 

Por cada 100 kilos de materia orgánica que introduzcamos en el compostador tendremos 30 kilos de abono natural, en definitiva de humus, por lo que ahorraremos en fertilizantes químicos.

 

¿QNECESITAMOS?

Es evidente que se puede hacer compost   en un montón o pila en un rincón del jardín, en un espacio reducido de 1,5 de ancho por 1,5 de largo. La altura no   deberá ser mayor a 1,80 m. ya que el peso del material puede compactar las capas inferiores, como precaución a este efecto no deseado podemos colocar ramas en la base de la pila de compost.

Lo mejor es disponer de un recipiente de compostaje para hacerlo. Un compostador le ayuda a mantener un área de compostaje mas limpia y hará que la descomposición sea más rápida porque mantiene los materiales distribuidos de forma uniforme. Un compostador evitará olores, mejorará el resultado, hará el trabajo mucho más fácil y evitará la proliferación de insectos y roedores. Tambiém estará resguardado de las inclemencias del tiempo y no hará falta prestarle tanta atención.

 

 

Pueden ser adquiridos en   centros de jardinería o puede construirlos usted mismo fácilmente. No suelen tener fondo, con el fin de que las lombrices puedan acceder al compostaje y hagan su papel en el proceso de descomposición. Los recipientes están hechos de plástico, resina, madera, cemento, ladrillos, malla o lo que a usted se le ocurra, preferentemente en un material duro.   No use madera tratada químicamente ya que las toxinas podrían destruir los microorganismos que hacen posible la descomposición.

 

 

 

Se puede hacer un compostador con barriles o tambores plásticos. Hacerles entre 24 a 48 agujeros de 1 centímetros de diámetro, para una buena aireación. Como no tiene contacto directo con la tierra se recomienda agregar algunos puñados de compost viejo o tierra del jardín a la mezcla para ayudar a iniciar el compostaje. Colóquelo bajo techo para evitar la entrada de agua de lluvia. Es preferible que tenga una alambrera para proteger contra las moscas.

Los compostadores los podemos encontrar de diversos tamaños y colores. Procure elegir siempre el tamaño adecuado, es mejor pasarse de tamaño, que quedarse corto. Tenga en cuenta la cantidad de basura que produce a diario, los desechos de jardín que se originan a lo largo del año, si hay árboles de hoja caduca o perenne, cuántas veces poda el seto, cuántas veces siega el césped, etc.

Hoy en día también existen compostadores urbanos, de reducidas dimensiones para tenerles en un piso y así reducir   la basura orgánica y producir abono en casa sin ningún tipo de mantenimiento, ni malos olores. Es un recipiente de plástico reciclado, donde  se ponen lombrices que comen los residuos orgánicos vegetales y los transforman  en  " humus" .   Se puede colocar en la cocina o en un balcón o terraza.

Además de un compostador, también necesitamos una herramienta para remover o voltear el compost, de una medida de acuerdo con las dimensiones del compostador.   Unas tijeras de podar para cortar las ramas pequeñas que se echan como material estructurante y una pala para extraer el compost una vez esté terminado.

Opcional pero aconsejable, sería una máquina biotrituradora para las ramas gruesas que no se puedan cortar con las tijeras y para picar los restos vegetales, con el fin de acelerar su descomposición. Un termómetro de alcohol de hasta 100º y un medidor de pH, serían ideales para controlarlo.

 

 

 

 

 

 

¿DÓNDE SE PUEDE UBICAR?

Incluso un área de compostaje bien cuidada y limpia es   poco atractiva en el jardín, por ello es mejor localizarla en un lugar escondido, puede recurrir a una verja que la esconda o un seto natural.

 

 

Deberá reposar directamente sobre la tierra o bien coloque sobre la tierra una capa de piedras esparcidas o ramas cruzadas antes de colocar la pila o compostador, así ayudará en la   aireación. Deje espacio entre las piedras para que gusanos y otros organismos puedan pasar a la pila.

En la sombra o semisombra es mucho mejor que en el sol, ya que sino, tendremos que regarlo con frecuencia para mantener la humedad. Coloquelo protegido del viento fuerte, en un suelo con buen drenaje y que tenga acceso al agua para poder regarlo.

Tenga también en cuenta que necesita entre 50 centímetros y 1 metro por los lados para poder extraer el compost una vez realizado.

 

¿QUÉ SE PUEDE COMPOSTAR?

A partir de este momento ya puede empezar a realizar el compostaje.  

No olvide nunca mezclar los restos que se depositan no se deben hacer capas de materiales frescos y húmedos o capas de materiales secos. Esto no quiere decir que sea necesario mezclar diariamente los restos sino sólo cuando se deposita en el compostador una cantidad significativa de un mismo material. Si se echa cada día pequeñas cantidades de materia orgánica, es suficiente con mezclar los restos del compostador una vez por semana.

Para hacer compost se puede utilizar gran parte de lo que se genera en el jardín y en la cocina. Del jardín podemos aprovechar hojas, césped, flores, plantas verdes o secas, hortalizas, restos de cosecha del huerto, paja utilizada como acolchado, ramas podadas, césped e incluso estiércol de animales de granja. Todos los restos de madera, ceniza, viruta y serrín se pueden compostar, lo único necesario es que la madera debe estar triturada.   No utilizar si proviene de madera enchapada o tratada.

Las malas hierbas sólo si son anuales y no llevan semillas, porque las perennes que tienen estolones,   bulbillos o rizomas, puede mantener su viabilidad y brotar.

Del hogar podemos compostar posos del café o de té, infusiones con papel incluído, cáscara de huevo chafadas, frutas, verduras y hortalizas, yogures caducados, zumos de fruta caducados, tapones de corcho, papel de cocina, aceite y vinagre de aliñar, pelos, etc.

Los plátanos y los cítricos no ecológicos frecuentemente están tratados en su superficie contra el moho. Estas sustancias pueden impedir la descomposición.

Los periódicos o revistas cuando no estén impresos en color, ya que las tintas de color son tóxicas para los microorganismos. El cartón deberá estar troceado.

También se puede compostar ropa rota vieja que sea natural, de lana, lino o algodón, pero hay que trocearla.

Conviene que la mezcla de materia orgánica que introduzcamos en el compostador sea lo mas variada y heterogénea posible y que este bien mezclada ya que hay productos que se descomponen muy rápidamente y otros no.

 

¿QUÉ NO SE PUEDE COMPOSTAR?

No se debe poner ningún desperdicio de animal, pescado, carne y huesos, por los olores que pueda producir y además atraería a roedores.

Tampoco echar plantas o frutos enfermos y/o grandes cantidades de vegetales podridos, estiércol de animales domésticos, cenizas o serrín de maderas tratadas o aglomerados. Malezas y plantas que tienen raíces persistentes, y que tengan semillas.

No se debe compostar materiales que no sean orgánicos o biodegradables, como vidrios, latas, metales, plásticos, papel aluminio, etc.

No echar colas, barnices, pinturas, ni ningún material tóxico.

 

¿CÓMO PROCEDER?

Aunque todos los ingredientes se descompondrán con el tiempo, usted puede acelerar el proceso de descomposición asegurándose de tener una buena distribución de ingredientes secos (hojas muertas) e ingredientes húmedos (vegetales, césped recién cortado). Por lo general, debe tratar de combinar dos partes de secas por una húmeda. También, mientras más cortados o desechos estén sus ingredientes, será más fácil para los microorganismos descomponerlos.

También conseguirá resultados más rápidos si organiza en capas delgadas los ingredientes, en lugar de acumular grandes volúmenes del mismo material. Si prefiere un método más libre, simplemente tire los ingredientes en el recipiente en cualquier momento y deje a la naturaleza actuar por si sola. Pero debe saber que con este método le tomará más tiempo obtener el compostaje terminado.

Si se compostase en una pila, se deberá cubrir de plástico durante períodos de lluvia. La capa inferior se hace con ramas más gruesas que no deben superar los 30 centímetros Mezcle varias capas de siega de hierba con residuos de corteza, podas de tallos jóvenes y papel troceado, en una proporción de 1 a 2. El estiércol o el mantillo del año anterior sirve como activador de la fermentación y se puede agregar al material, también en capas alternativas. Después riege. Un consejo almacene en otoño hojas secas para mezclarlas con el césped en primavera y así alternar material seco con verde. En los centros de jardinería venden aceleradores de compostaje.

Los elementos que influyen en el compostaje son el aire, humedad   y temperatura. Al ir añadiendo los ingredientes en el recipiente, humedézcalos un poco, sin saturar el recipiente ya que el aire no podría circular apropiadamente. Mezclando y volteando su compostaje de vez en cuando, una vez al mes o una vez por semana mejor,   ayudará a airear el compostaje, y por lo tanto acelerar el proceso de descomposición. La       aireación también evitará que el compostaje produzca olor desagradable. Si se producen olores hacer agujeros al compost con una barra para que penetre el aire.

Si tiene olor a amoníaco es porque hay demasiado césped sin mezclar con hojas secas. Es conveniente mezclar y remover.

Si el olor es a podrido es porque el compost está demasiado húmedo y hay poco oxígeno, mezclar con materia seca y remover. Si ve que hay muchas moscas de la fruta, no se preocupe están haciendo su función, no son ningún problema. Si no queremos verlas, enterrar un poco los restos de cocina entre las hojas secas.

Utilizar compostadores que la parte de abajo esté protegida contra roedores pero comunicada con el suelo mediante pequeños agujeros para dar salida al agua sobrante.

Una   humedad excesiva es mala porque cierra los poros por donde tiene que pasar el aire y la poca humedad impide a los microorganismos que realicen su trabajo. Por debajo del 8% el proceso se detiene. La humedad ideal es del 50%. Para medir la humedad apriete un puñado del material de la pila en su mano, si puede hacer una pelota de material con la mano sin que   gotee o se desmenuce fácilmente, está correcto. Si está seco, agregue material húmedo (verde), o agua uniformemente.

En cuánto a la temperatura, en las primeras etapas del proceso puede producirse aumento de la temperatura interior de la pila, ésta no debe superar los 70°C, cuando sucede esto, debemos removerla, siendo lo ideal capa por capa formar la pila invertida y rehumedecer. Si la temperatura sube es bueno pues indica un proceso activo y el compostaje se hace más rápido. Si desea obtener compost en poco tiempo deberá airear o voltear la mezcla cada vez que la temperatura descienda. Cuando el compost esté casi listo, la temperatura bajará sin importar cuantas veces lo voltee y las lombrices de la tierra se instalarán en la parte media alta del compostador.

Es mejor iniciar una pila en primavera o verano, ya que las bajas temperaturas   retrasarán el compostaje.

 

¿CUANDO ESTÁ PREPARADO?

Dependiendo de cuanto trabajó el proceso, el compost está listo en un período de 3 a 12 meses como ya hemos indicado. Un buen compostaje debe oler como el humus del suelo del bosque, debe ser de color oscuro o negro, con textura tipo migaja y que nos manchará muy poco las manos porque no es muy húmedo. Cuando muy poco del material original pueda reconocerse, a excepción de ramas, piñas y huesos de frutas estará listo para usar. Estos restos que quedan deberán cribarse y volverse a introducir en el compostador. Tampoco deberán verse   los gusanos. Si tiene olor a amoníaco es porque hay demasiado césped sin mezclar con hojas secas. Es conveniente mezclar y remover.

 

 

Si el olor es a podrido es porque el compost está demasiado húmedo y hay poco oxígeno, mezclar con materia seca y remover. Si ve que hay muchas moscas de la fruta, no se preocupe están haciendo su función, no son ningún problema. Si no queremos verlas, enterrar un poco los restos de cocina entre las hojas secas.

También se puede hacer la prueba de la bolsa: coloque aproximadamente 1 kilo de compost en una bolsa transparente, ciérrela y ubíquela en un lugar fuera del sol directo a temperatura ambiente. Si después de 24 horas la bolsa ha transpirado mucho, por aumento de la temperatura dentro de la bolsa, es porque aún no se encuentra maduro y debe seguir procesándose.

Si se quiere ser exigente con la calidad del compost utilizar una criba de 10 ó 20 milímetros como máximo y todo el compost que no pase por la criba echelo a la parte de arriba del compostador para repetir el proceso hasta que pase por la criba. El compost que pase la criba está listo para añadir a la tierra como humus. Revolverlo bien con la tierra y regarlo.

El compost no necesita ser esterilizado para su uso en el jardín. En el proceso inicial y en forma natural se han destruido   los microorganismos patógenos y la mayoría de las semillas. El valor nutritivo del compost depende de los materiales que se usaron para hacerlo, por lo que aconsejamos poner tanta variedad en la pila como sea posible.   Normalmente el rendimiento es de 1:3 ó 1:4, lo que quiere decir que se obtiene un tercio o un cuarto de la cantidad de materia que se puso en la pila.

 

¿CÓMO APLICARLO?

Las plantas no se queman, aunque se debe usar la cantidad recomendada.

Para aplicar el compost en plantas y árboles ornamentales, se ha de utilizar un compost maduro (entre 4 y 6 meses) para asegurar una absorción de nutrientes lenta y continuada a medida que llueva o que se riegue.

Si   es para aplicarlo al huerto, se utiliza un compost fresco (entre 2 a 3 meses) ya que la liberación de nutrientes será mucho más rápida pero más corta.  

Árboles frutales: una vez se haya hecho toda la recolección de la temporada, se plica al árbol unos 5 l/m2 (una capa de 2 centímetros), para devolverle lo que ha producido en forma de fruto.

Césped: cuando en primavera se empieza a segar con periodicidad, se pasa el compost maduro por la criba para no obstaculizar el crecimiento del césped y se aplica 1 l/m2 si es para recebo, y 5 l/m2 si es para un nuevo jardín.

Árboles ornamentales: en otoño, para compensar el esfuerzo hecho en la primavera y en verano, se aplica unos 2 centímetros en toda la superficie que ocupa la copa.

Plantas y flores: en Primavera se necesita unos 2 centímetros de compost para mostrarse en todo su esplendor y demostrar de lo que son capaces año tras año.

Transplantes: siempre se han de favorecer las plantas a las que se ha cambiado de ubicación, la tierra, la luz, etc. El compost no solamente les da los nutrientes que necesitan para desarrollarse correctamente, sino que también las mantiene sanas. En estos casos, se ha de mezclar 1 parte de compost con 3 de tierra.

 

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd