Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

 

Siguenos en:  

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Plantas y Vegetales

 

 

Cuidados

 

 

Varios

 

 

Reportajes

 

 

Rincones Mágicos

 

Amsterdam 
Angkor Wat 
Árbol encadenado 
Arboreto Luis Ceballos 
Bahía de Ha-Long 
Bosque de la Herrería 
Bosque el Forestal de Villaviciosa 
Casa de Campo/Casa de Vacas 
Chozo Kindelan 
Dalieda de San Francisco 
Dehesa de Navalcarbón 
El Alcornoque del Bandolero 
El Bosque Encantado 
Finca Mataespesa 
Invernadero Estación Atocha 
Invernadero Palacio de Cristal 
Invernaderos del Jardín Botánico 
Islas Azores 
Jardín de las Tres Culturas 
Jardín del Príncipe de Anglona 
Jardín Museo Joaquín Sorolla 
Jardín vertical 
Jardines de Cecilio Rodríguez 
Jardines de El Escorial 
Jardines Cuatro Torres 
Jardines del Campo del Moro 
Jardines La Granja San Ildefonso 
Jardines del Palacio del Pardo 
Jardines Palacio Real / Madrid 
La Gran Muralla China 
Lagos Plitvice / Croacia 
Las Islas Vírgenes Británicas 
Madeira 
Monte de El Pardo 
Mustang: reino perdido Himalaya 
Palmira 
Parque el capricho 
Parque del Oeste 
Parque del Retiro 
Parque Nacional Torres del Paine 
Parques de Villalba / Madrid 
Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
Quinta de la Fuente del Berro 
Quinta de Los Molinos 
Ruta a la Peña del Arciprestre 
Ruta Camino del agua/Cercedilla 
Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
Ruta de la Presa del Gasco 
Ruta de las Caras 
Ruta Molinos Río Perales 
Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
Senda botánica-Torrelodones 
Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

 

Vídeos

 

 


 

 

Parque Nacional de Las Torres del Paine

 

Un lugar pintado por Dios donde se escucha el silencio

 

“He visto las afiladas agujas de los Alpes Franceses, los nevados de la Cordillera Blanca, las paredes de Yosemite, los ocho miles en Nepal, pero nunca he encontrado un espacio natural con tanto contraste y belleza virgen como en Las Torres del Paine”.


Casimiro Ferrari.

 

 

Estas palabras del gran escalador italiano convierten en casiimprescindible la visita a este rincón tan especial de la Patagonia que cautiva por su variedad paisajística, rodeada por imponentes cordilleras, vastos bosques y glaciares infinitos.

 

La ruta que proponemos aprovecha al máximo este inolvidable enclave: desde el norte del macizo, que es el corazón del parque, caminaremos hasta el Glaciar Dickson, atravesaremos el Bosque de Perros, el Paso John Garner, el Campamento el Paso… Lugares que permanecerán para siempre en nuestros recuerdos. Si tuviéramos que recomendar un viaje, éste sería sin ninguna duda.

 

El Parque Nacional Torres del Paine tiene una extensión comparable a la mitad de la Comunidad de la Rioja. Se halla en la pura punta del cono sur de América, allá por la Patagonia Chilena. En los años 30 se bautizó a este mítico rincón de la Patagonia como Parque Nacional del Sur. Con el paso del tiempo, las fronteras de este Parque crecieron y su nombre cambio al actual.

 

 

A día de hoy posiblemente sea el Parque más visitado de Chile, a pesar de su lejanía de todo, incluso de los mismos Chilenos que tienen que desplazarse más de 2.000 km desde su capital, Santiago, para poder visitar estas latitudes australes… desde España serían casi 14.000 km… guau!

 

Además, su clima inestable incluso en verano, hace desistir a muchos a la hora de visitar lo que posiblemente sea uno de los lugares más espectaculares del planeta. Por lo tanto hay 3 factores importantes que hacen que la Patagonia sea aún en nuestros días una tierra por explorar: Su lejanía, clima inestable y la época en la que se debe ir, que suele ser de diciembre a marzo, fechas complicadas a la hora de hacer viajes largos para cualquier europeo. En realidad, gracias a estos 3 factores, la Patagonia sigue tan auténtica como siempre.

 

Hay varias formas de llegar a este Parque de la Patagonia. Quizá la más lógica sea entrar por Buenos Aires y tomar otro vuelo a El Calafate (Argentina), conocido por su imponente Glaciar Perito Moreno, al cual se puede acceder sin ningún problema por una carretera que ha hecho de él, el más visitado de toda la Patagonia. Desde El Calafate, población situada junto al Lago Argentino y en medio de la pampa, se accede a Torres del Paine en unas horas por carretera, teniendo antes que tramitar los papeles de la frontera Argentino-Chilena.

 

 

Una vez en el Parque existen múltiples opciones para visitarlo y dependiendo del interés, se puede permanecer en él desde unas horas a varios días. Nosotros como amantes de la naturaleza no tenemos ninguna duda en que ya que se visita, se permanezca en él, el mayor tiempo posible, para impregnarse bien de todos sus rincones y la belleza que descubriremos en ellos.

 

Muchos piensan que ya que se va tan lejos, hay que conocer cuantos más lugares mejor y esto sería lo ideal, pero para conocer bien muchos lugares de la Patagonia se necesitarían meses de viaje y eso es algo utópico para la mayoría. Por lo tanto no tenemos ninguna duda en recomendar a los viajeros, que se esmeren en conocer bien los lugares, pues los más bucólicos y solitarios, auténtico sello de la Patagonia, se encuentran alejados de los puntos principales del turismo convencional. Creemos que sería un error ver muchos lugares de la Patagonia en poco tiempo, pues no íbamos a conocer el auténtico significado de estas latitudes.

 

Esta teoría, habría que imponerla a Las Torres del Paine, es decir para que ir a un lugar tan lejano si vas a llegar, sacar unas fotos e irte… la Patagonia no es para hacer este tipo de turismo y el Parque Nacional Torres del Paine menos aún. Es mucho más auténtico conocer pocos lugares pero bien, que muchos pero mal vistos y no ser capaz más tarde de recordar los lugares a los que fuiste, teniéndote que valer de las fotos para tratar de recordarlos.

 

 

Hay gente que visita por unas horas este Parque, otros que permanecen 1 día o dos, otros 3 o 4 y muy pocos, realmente pocos, son los que se aventuran a circunvalar este gran Macizo del Paine. Estos últimos sin ninguna duda serán los premiados y los conocedores de la auténtica Patagonia, aunque solo hayan caminado por este Parque y no hayan ido a otros, conseguirán la visión de la Patagonia más auténtica que se pueda obtener.

 

Para circunvalar este macizo se necesitan de 8 a 12 días, dependiendo de la prisa que te quieras dar en recorrerlo. Para caminar una media de 7 horas diarias y explorar algunos de sus valles donde no hay senda, lo ideal son 12 días, merece la pena pues al acabar el recorrido sabes perfectamente donde estás y donde has ido, haciéndote una idea en tu cabeza muy real de las particularidades del Parque, con sus lagos, ríos, bosques, picos y glaciares.

 

Este gran recorrido se puede hacer prácticamente entero en refugios, solo son 3 noches las que, al no existir albergues, se tendrán que pasar en tiendas de campaña, posiblemente sean las 3 noches más espectaculares!

 

 

Los refugios a día de hoy son bastante cómodos, todos con sus duchas de agua caliente, habitaciones de 2 hasta 8 huéspedes, salas de descanso, construidos en madera y en lugares clave con vistas de película como por ejemplo el refugio Dickson junto a un inmenso lago de origen glaciar y en los mismísimos contrafuertes del Campo de Hielo Sur, una extensión de 300 km. de hielo a la que los gauchos   llaman “La Pampa Helada”.

 

Refugios como el Grey junto al lago que lleva el mismo nombre y donde flotan a la deriva grandes témpanos de hielo que se derrumban del inmenso glaciar Grey, cuyo frente muere en este gigantesco lago del Parque son impresionantes.

 

Refugio de igual belleza también es el llamado Paine Grande junto al lago Pehoe, de rabioso color turquesa y en la base de la Punta Bariloche, una de las 4 cimas del Cerro Paine Grande de 3.050 m y solo ascendida 3 veces en la historia, la última en el 2011 y fue la primera ascensión invernal a este misterioso pico de la Patagonia Chilena muy cerca de la costa del Pacífico.

 

 

Una de las cosas que más sorprende a los visitantes del Paine es que a pesar de que los picos no son muy altos, casi todos ellos se ven enteros, desde su base, desde el nivel del mar, por lo que divisar una montaña de más de 3.000 m. es siempre sobrecogedor por su inmensidad y por esos merengues blancos de hielo que adornan sus cumbres.

 

Otros refugios del Parque son: Los Cuernos, en la orilla del lago Nordenskjold y justo en la base de esta mítica montaña de la Patagonia, que posiblemente hayamos visto alguna vez en alguna revista de viajes o documental… o el Refugio Chileno en el Valle Ascencio, desde el cual se accede al mirador de las 3 Torres, que dan nombre a este Parque y que deja sin aliento a todos los que se dignan a llegar a este aislado mirador.

 

 

Para rizar el rizo recomendamos algunas otras caminatas dentro del Parque, como llegar al Mirador del Glaciar Dickson, el Valle Puma con su glaciar de montaña, el desconocido Valle Bader, existe, ¡Es un mundo de piedra! O las bellísimas vistas de la cordillera desde la Laguna Azul, posiblemente la mejor vista de las Torres del Paine. En estas andaduras lo normal es no cruzarse con nadie, poca gente sabe aún de estas opciones que posiblemente sean las más interesantes. Si ¡es cierto! Cuanto más tardes en llegar, más solitario será tu destino y también más exquisito.

 

Todavía no hay buenos mapas de la Patagonia, aunque por lo general los senderos están bien señalizados. No obstante, a la hora de circunvalar el macizo completo, conviene llevar un guía que conozca la ruta por posibles imprevistos. El Parque sobre todo en su vertiente norte es muy solitario y perderse o lesionarse puede generar momentos de nervios y confusión, creando la posibilidad de desorientación, con todos los problemas que esto puede conllevar en un lugar tan extremo como este. Además es tal la cantidad de accidentes geográficos por los que se pasa, que sería una pena no saber que río estás vadeando, en que lago te encuentras, cual es ese glaciar que emite ese gran fogonazo de luz, el nombre del bosque tan anárquico por el que transitas o cuales son esa variedad de picos que se ven en el horizonte, algunos con inverosímiles paredes verticales de granito y otros adornados por esos merengues de hielo tan irreales. Un guía hará esta travesía más segura y te explicará cada lugar por el que transitas.

 

El recorrido está al alcance de muchos, es solo proponérselo y motivarse con esta aventura, es bueno desarrollar un respeto hacia ciertos lugares tan carismáticos como Himalaya o Patagonia, pero no es bueno infravalorarse y pensar que ciertos sitios son imposibles, pues nos cerramos puertas sin razón a lugares que jamás olvidaremos por su inigualable belleza.

 

 

 

 

Nos despedimos con esta frase que estamos seguros muchos de vosotros habréis sentido alguna vez:

 

Los caminos del mundo son incontables, y la mayoría deben ser recorridos.

Tú caminas tras los pasos de la mayoría, hasta llegar donde los caminos se dividen:

Uno es seguro y luminoso y el otro sombrío y cansador.

Aún así tu mirar sigue adelante el solitario camino, porque el solitario camino es irresistible.

 

 

 

Enlaces a videos:

 

Diciembre 2009:

http://www.facebook.com/#!/photo.php?v=165934816774460& set=vb.100000738281089& type=3& theater

 

Diciembre 2010:

http://www.youtube.com/watch?v=c_O0EJiDDJw

 

Diciembre 2011:

http://www.youtube.com/watch?v=ezYRfs1UkFw

 

 

 

 

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd