Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

 

Siguenos en:  

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Plantas y Vegetales

 

 

Cuidados

 

 

Varios

 

 

Reportajes

 

 

Rincones Mágicos

 

Amsterdam 
Angkor Wat 
Árbol encadenado 
Arboreto Luis Ceballos 
Bahía de Ha-Long 
Bosque de la Herrería 
Bosque el Forestal de Villaviciosa 
Casa de Campo/Casa de Vacas 
Chozo Kindelan 
Dalieda de San Francisco 
Dehesa de Navalcarbón 
El Alcornoque del Bandolero 
El Bosque Encantado 
Finca Mataespesa 
Invernadero Estación Atocha 
Invernadero Palacio de Cristal 
Invernaderos del Jardín Botánico 
Islas Azores 
Jardín de las Tres Culturas 
Jardín del Príncipe de Anglona 
Jardín Museo Joaquín Sorolla 
Jardín vertical 
Jardines de Cecilio Rodríguez 
Jardines de El Escorial 
Jardines Cuatro Torres 
Jardines del Campo del Moro 
Jardines La Granja San Ildefonso 
Jardines del Palacio del Pardo 
Jardines Palacio Real / Madrid 
La Gran Muralla China 
Lagos Plitvice / Croacia 
Las Islas Vírgenes Británicas 
Madeira 
Monte de El Pardo 
Mustang: reino perdido Himalaya 
Palmira 
Parque el capricho 
Parque del Oeste 
Parque del Retiro 
Parque Nacional Torres del Paine 
Parques de Villalba / Madrid 
Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
Quinta de la Fuente del Berro 
Quinta de Los Molinos 
Ruta a la Peña del Arciprestre 
Ruta Camino del agua/Cercedilla 
Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
Ruta de la Presa del Gasco 
Ruta de las Caras 
Ruta Molinos Río Perales 
Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
Senda botánica-Torrelodones 
Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

 

Vídeos

 

 


 

 

  Sigue el tablero Ruta de las Caras de El Hogar Natural en Pinterest.

 

La conocida como Ruta de las Caras, está a cuatro kilómetros de Buendía, en la zona conocida   como “La Península” a la que se accede por el viejo camino de Santa María de Poyos, es un camino de tierra perfectamente indicado y la ruta comienza con un cómodo aparcamiento. Geográficamente este paraje está situado en la provincia de Cuenca a pesar de lo que piensan muchos, que es de Guadalajara por estar más próxima a la capital alcarreña. La zona forma parte de la sierra de Altamira, que está situada entre los ríos Tajo y Guadiela. Es una zona de  pinares y rocas areniscas, en el que se encuentran esculpidas  esculturas y bajo relieves de 1 a 3,5  metros de altura, realizadas por varios autores, teniendo  un recorrido turístico acondicionado para su visita, que es libre y gratuita.

La vegetación del emplazamiento es abundante en diversas plantas aromáticas, tales como romero, salvia, perpetua amarilla y espliego, así como en arbustos característicos del clima mediterráneo-continental.

También es de destacar la fauna asociada al embalse con grandes concentraciones de anátidas, garzas, fochas y otras especies, como el aguilucho lagunero.

 

En 1992 dos personajes peculiares, dos artistas con el arte en el alma, que es donde nace la creación primigenia, Jorge J. Maldonado y Eulogio Reguillo iniciaron la monumental obra de esculpir las enormes rocas de arenisca que contemplan el embalse. Jorge Juan paga sus facturas conduciendo camiones y ejerce de artista modelando y creando cerámica, Eulogio sin embargo, es cantero, una profesión que bien le relaciona con las caras. Entre ambos han realizado 16 esculturas muchas de ellas de gran tamaño e indudable belleza, la última que concluye el museo al aire libre fue esculpida en el año 2004. Y para aumentar la magia de sus trabajos, todos están esculpidos en una zona de yacimientos medievales. Según los expertos arqueólogos, esta fue una zona eremítica, aun puede verse alguna de las cuevas que servían de refugio a los ermitaños, como también sepulturas escavadas en la roca, una de ellas está sobre la escultura más conocida, la monja, aunque la mayor densidad de yacimientos está a un lado de la ruta, muy cerca de la primera escultura, la llamada “moneda de la vida”.

Contagiados por la magia presente en el lugar, o tal vez por la energía telúrica que se desprende de las piedras, los autores han creado imágenes místicas, llenas de contenido espiritual que a nadie dejan indiferente. Según afirman, la inspiración si es que sus espíritus creativos la necesitaban, está en esculturas así realizadas en diferentes zonas de la cultura hindú.

En la ruta las esculturas representan imágenes cargadas de contenido místico, como Maitreya, quien será según la cultura budista el próximo Buda, una de las más grandes de la ruta, o la monja, una escultura que reconocen los autores salió de la piedra con una personalidad no definida hasta que hubo concluido el trabajo, no sabían cuál sería el resultado final. El chamán, personaje que en las culturas más arraigadas con la naturaleza corresponde al mago o mejor al druida de las culturas célticas, es el intermediario con los espíritus del bosque y las energías de Gaia, una escultura compleja ya que está realizada en una de las rocas más duras de la ruta, en cuyo entorno están esculpidos los duendes, como no podía ser de otra forma, son pequeñas esculturas que representan a los espíritus de la naturaleza que conectan con los chamanes y entre los que se incluye un extraterrestre.

En el lugar donde está la mejor acústica para llenar los sentidos de los sonidos del bosque, la piedra parecía homenajear a Ludwig Van Beetoven, por ello, una escultura representa al genial autor de la novena sinfonía. Pero si alguna de las esculturas es inquietante, la calavera que mira hacia el sol naciente es sin duda la que destaca en ese aspecto, al parecer es una alegoría al renacer, concepto básico de todas las místicas, de todas las enseñanzas de los maestros ascendidos. La dama del lago recibe en los momentos de máxima altura del embalse, el frescor de las aguas a sus pies, es una hermosa escultura que rememora los espíritus femeninos y creadores que dotan al agua de su carácter regenerador y dador de vida. Pero la tradición cristiana ha de estar representada precisamente en sus tradiciones místicas más profundas y cripticas, la tradición de la madre María, con las vírgenes de la flor de lys y de las caras, y sendas cruces templarias, en homenaje a la orden de caballería que junto a los rosacruces se envolvieron en el velo del misticismo.

Con la espiral del brujo, alegoría al misterio del tiempo y el espacio o el círculo de la vida, o moneda de vida como los autores prefieren llamar a esta hermosa escultura, alegórica del universo y su principio creador. De nuevo el hinduismo retoma protagonismo con las esculturas de Krishna que dictó a Arjuna el Bhajavad Githa hace cinco mil años, también representado en esta ruta.

No quiero terminar sin citar a Chemary, un personaje esculpido que parece ajeno al misticismo del resto de la obra del ceramista y el cantero, y que en mi opinión es la representación del alma del lugar, no podía ser menos.

En el  recorrido de aproximadamente una hora de duración, encontraremos  18 esculturas y otras menores, o simples intentos que no llegaron a terminarse: Moneda de la Vida, Cruz Templaria, Krishna, Maitrya, Arjuna, Espiral del Brujo, Chemary, La Monja, Chamán, Beethoven de Buendía, Duende Indio, Paleto, Duende de la Grieta, De Muerte, Dama del Pantano, Cruz del Temple, Virgen de Lis y Virgen de las Caras.

Entre otras  destacan:

La Monja, la primera que se esculpió en 1992, mide  un metro y medio de altura, y presenta formas muy redondeadas, prominentes pómulos y una  suave sonrisa.

El Chamán, realizada dada la dureza de la roca, entre los años 1994 a 1996. Destaca por su imponente tamaño, es un rostro que asoma de una gigantesca roca  y mide 3,5 metros.

La Calavera de Muerte, esculpida en   1998, mide 1,5 metros. Está en un alto, y   a pesar de estar de espaldas al pantano, domina desde su posición privilegiada una espectacular panorámica. Es la única que mira hacia el sol naciente.

El círculo de la vida  o moneda de vida como los autores prefieren llamar a esta hermosa escultura, alegórica del universo y su principio creador. El contorno esférico simboliza el universo, los huesos, la estructura física o soporte y el círculo concéntrico, el claustro donde se gesta la vida. Está situada en la parte alta del pinar y en el principio de la senda alta.

La Dama del lago o del pantano, con su aspecto sereno y su eterno presente. El ocaso del lugar torna de dorado el contorno de este rostro, el cual, en los momentos de máxima altura del embalse, llega a tener el agua a sus pies.

Arjuna,   escultura alegórica que representa a este héroe y maestro espiritual indio tercer hijo de los Pandu.

Maitreya, que según la literatura sagrada budista, el bodhisattva Maitreya nacerá en la tierra para lograr la completa iluminación de un Buda y enseñar el dharma. Está situado en la " Senda Alta" entre Krishna y Arjuna. Esta escultua está basada en una pieza india que representa a Krishna. Mide 4 metros de alto por tres de ancho.

Krishna,  escultura   basada en una pieza india, mide 4 metros de alto por tres de ancho.

La espiral del brujo, es una alegoría al misterio del tiempo y el espacio, su movimiento rompe el tiempo y el espacio para conducirlo a lo infinito.

 

 

 

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd