Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

 

 

Siguenos en:  

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Plantas y Vegetales

 

 

Cuidados

 

 

Varios

 

 

Reportajes

 

 

Rincones Mágicos

 

Amsterdam 
Angkor Wat 
Árbol encadenado 
Arboreto Luis Ceballos 
Bahía de Ha-Long 
Bosque de la Herrería 
Bosque el Forestal de Villaviciosa 
Casa de Campo/Casa de Vacas 
Chozo Kindelan 
Dalieda de San Francisco 
Dehesa de Navalcarbón 
El Alcornoque del Bandolero 
El Bosque Encantado 
Finca Mataespesa 
Invernadero Estación Atocha 
Invernadero Palacio de Cristal 
Invernaderos del Jardín Botánico 
Islas Azores 
Jardín de las Tres Culturas 
Jardín del Príncipe de Anglona 
Jardín Museo Joaquín Sorolla 
Jardín vertical 
Jardines de Cecilio Rodríguez 
Jardines de El Escorial 
Jardines Cuatro Torres 
Jardines del Campo del Moro 
Jardines La Granja San Ildefonso 
Jardines del Palacio del Pardo 
Jardines Palacio Real / Madrid 
La Gran Muralla China 
Lagos Plitvice / Croacia 
Las Islas Vírgenes Británicas 
Madeira 
Monte de El Pardo 
Mustang: reino perdido Himalaya 
Palmira 
Parque el capricho 
Parque del Oeste 
Parque del Retiro 
Parque Nacional Torres del Paine 
Parques de Villalba / Madrid 
Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
Quinta de la Fuente del Berro 
Quinta de Los Molinos 
Ruta a la Peña del Arciprestre 
Ruta Camino del agua/Cercedilla 
Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
Ruta de la Presa del Gasco 
Ruta de las Caras 
Ruta Molinos Río Perales 
Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
Senda botánica-Torrelodones 
Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

 

Vídeos

 

 


 

 

  Sigue el tablero Quinta de los Molinos de El Hogar Natural en Pinterest.

 

 

 

El jardín  se encuentra en el Barrio de Salvador en el Distrito de San Blas (Madrid). Originalmente fue una granja de almendros y un lugar de recreo para la familia real en el siglo XVIII, hoy es considerado un Jardín Histórico Artístico así como un Bien de Interés Cultural. Debe su nombre a dos molinos, traídos desde Estados Unidos en 1920, usados para extraer agua de regadío para la finca. Han sido rehabilitados, aunque ya no sirven para el fin con el que se ubicaron, ya que el nivel freático descendió con la construcción de los edificios colindantes a la Quinta.

 

 

Fue propiedad del VI conde de Torre Arias  (D. Alfonso Pérez de Guzmán el Bueno), que en 1920 lo regaló a su amigo y  arquitecto César Cort Botí (profesor de Urbanismo en la Escuela de Arquitectura y concejal del Ayuntamiento), a cambio le hizo el palacio donde vivía en la calle General Martínez Campos. Construyó un jardín de tipo mediterráneo. A su muerte, el jardín  quedó semiabandonado, y en  1980, siendo alcalde Tierno Galván, y tras un convenio con la Gerencia Municipal de Urbanismo, se cede al Ayuntamiento tres cuartas partes de las 28,7 hectáreas de la propiedad original, permitiendo que el resto del parque fuera de uso residencial, concentrandose la edificabilidad en dos sectores no arbolados situados al Norte de la Finca.

 

 

 

 

El parque tiene  una extensión de 25 hectáreas, e incluye grandes extensiones de arbolado, en el que se encuentran  gran cantidad de especies, entre otras, olivos, pinos, eucaliptos, mimosas, lilos, mahonias, coníferas, etc. aunque la estrella del parque son los almendros en su época de floración. Además se pueden encontrar zonas de jardín con flores y grandes extensiones de hiedra y césped.

 

 

 

Entre las  edificaciones de la finca destaca  el palacete, situado en el extremo norte y  contruido en 1925 por parte del mismo propietario, el arquitecto  don César Cort Botí, de ahí que durante años fuera conocido como Palacete Cort. Ha sido restaurado recientemente tras décadas de abandono,  es una réplica castiza y menos ambiciosa,  de la residencia de Josef Hoffmann, de estilo Art Deco de inspiración  vienesa.

 

 

También se puede ver el  edificio conocido como " Casa del Reloj" , actualmente en rehabilitación por la Comunidad de Madrid, fue una casa de verano donde pasaban el estío los propietarios. Con el tiempo César Cort Botí, sustituyó el palacete por esta vivienda, más acorde con    las limitaciones de la edad. En los alrededores de la Casa del Reloj se distribuyeron parcelas escalonadas de huertas o de producción de flores, y en el entorno del palacete otra serie de parcelas dedicadas unas a producción y otras a jardín ornamental, rodeadas por muretes y escaleras que separan las distintas zonas.  

 

 

 

 

En el parque podemos encontar  varios estanques, dos  molinos, el depósito de presión al que el molino llevaba el agua,  una pérgola,  una rosaleda, diversas fuentes, varios pozos, un viejo invernadero, dos  cuevas,   y hasta una cancha de tenis con vestuarios. Está recorrido por multitud de caminos de tierra  y  un camino pavimentado, bordeado por grandes plátanos, que lleva desde la entrada principal, en la calle Alcalá, hasta el palacete.

 

 

 

El agua empleada para regar la finca procedía en el inicio de pozos y manantiales descubiertos a lo largo del proceso de formación de la Quinta, lo que dio lugar a la construcción de numerosas albercas y balsas para almacenamiento y distribución, y de fuentes que cumplían una doble función decorativa y de abastecimiento. De este modo se fue creando un complejo sistema de circulación de agua en toda la parte norte de la Quinta. Cuando se amplió la finca con   parcelas situadas al sur del Arroyo de los Trancos, se elevó un tramo del camino construyendo un puente sobre el Arroyo y se levantaron   tapias a ambos lados de dicho camino, ya que constituía una servidumbre de paso, recientemente   han sido demolidas.

 

 

 

 

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd