Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

Siguenos en:

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Animales

 

 Ailúridos   
 Cánidos  
 Cetáceos  
 Conejos  
 Équidos  
 Felinos  
 Gatos domésticos  
 Hurón doméstico  
 Mapache  
 Mefítidos  
 Mustélidos  
 Perros  
 Pingüinos  
 Pinnípedos  
 Prociónidos  
 Sirenios  
 Úrsidos  

 

Varios

 

Acuarios 
Albinos 
Animales famosos 
Colegios de veterinarios 
Clínicas veterinarias 
Facultades de veterinaria 
Legislación 
Libros de Animales 
ONGs 
Plantas tóxicas para animales 
Puzzles de animales 
Rarezas y curiosidades 
Relatos 
Residencias 
Vacunación 
Zoológicos 
Zooterapia 

 


 

  Introducción        Alimentación        Anatomía        Aseo        Criadores         Educación     

  Enfermedades        Equipamiento        Gestación        Organizaciones        Razas

 

 

Una cesta u otro tipo de transporte transportin para llevarlos de viaje o al veterinario. Nunca lleve un gato suelto en un coche pues el resultado es desastroso, se ponen nerviosos, arañan la tapicería y distraen al conductor. No suele gustarles mucho y desde el momento que lo ven agachan el cuerpo, clavan las uñas en el suelo y protestan. Para evitar ésto, no permita que lo vea y procure cogerle por sorpresa sin que sospeche que tiene que viajar. Forre el fondo con papel de cocina u otro papel para que absorba orines y vómitos.

 

 

 

Una cama que puede adquirir en un comercio especializado o bien ser una caja mediana con papel de periódico en el fondo, una toalla o una manta vieja encima. La manta debe sacurdirla una vez a la semana, lavarla y secarla bien de vez en cuando. No use telas o cojines de plástico, suelen morderlos y tragarse trozos de espuma. Colocarla en un lugar tranquilo donde no sea molestado y pueda oir y ver lo que sucede a su alrededor. A pesar de tener una cómoda cama, a veces buscan sus propios rincones favoritos, como una alfombra o un conducto de calefacción.

 

 

 

Un plato para la comida y un cuenco para el agua. Mejor que sean llanos para que no tengan que hundir mucho el hocico, colocar debajo una esterilla que se pueda lavar bien. El agua deberá estar siempre limpia y fresca, incluso hay algunos aparatos especiales para ellos. Aunque los cachorros estén destetados, cuando llegan a casa, necesitan ingerir leche a temperatura ambiente, en tiendas especializadas encontrará leche para crías. A las 12 semanas, deben empezar a comer alimentos sólidos para   cachorros. Siga la instrucciones del paquete ya que varían según las marcas. Los cachorros tienden a comer muchas veces y poca cantidad. Es recomendable darle distintos sabores para que no se vuelvan exigentes. Ir reduciendo la cantidad de leche para que a los seis meses el alimento sea sólo sólido. Deberá alimentarse dos veces, una por la mañana y otra por la tarde. Aunque siga una guía, lo mejor es ver si deja el plato limpio y precisa algo más de cantidad o bien siempre deja la misma, por lo que conviene reducir la dosis. Tire la comida enlatada que sobre para que no se estropee o se llene de bichos. Si nunca se la acaba será mejor optar por comida seca y deshidratada que puede quedarse en el cuenco más tiempo. A los 10 meses los gatos ya pueden comer porciones de adulto.   Ver Alimentación.

 

 

 

Una bandeja con arena higiénica donde hacer sus necesidades. Las crías suelen aprenderlo de sus madres, pero a veces se les olvida cuando llegan a una casa nueva donde la bandeja no le es familiar. Ponga al gatito de pie junto a la bandeja de arena y métale dentro las patas delantertas, removiendo un poco la arena para que vea cómo se escarba. Instintivamente tienden a cubrir la orina y las heces, así que no tardarán mucho en hacerlo. Premie los logros con caricias, palabras de aliento y algún bocado sabroso. Cambié la arena y limpie la bandeja para que la encuentre limpia la próxima vez que acuda a ella.  

 

 

Un collar con placa identificativa, que sea elástico para que pueda soltarse fácilmente si se engancha en algún lugar. Conviene que en la placa aparezca el nombre, dirección o número de teléfono del amo, ya que los gatos suelen escaparse con facilidad. Hoy en día se usa un  microchip para resolver éstos problemas, que se implantan sin dolor debajo de la piel del cuello. Para leer el código se utiliza un lector especial que se pasa por encima del gato y registra el número en una pantalla, con ese número se podrá acceder a todos los datos del animal.

 

 

Un Cepillo de púas blandas  y peine de acero.   Ver Aseo.

 

 

 

Los Juguetes son imprescindibles para que un gato no se sienta tan sólo. Hoy en día podemos encontrar en tiendas de animales, catálogos con juguetes variados educativos y baratos, aunque suelen entretenerse también con cosas más sencillas como una bola de papel arrugado, una pelota, un cilindro de papel de cocina o un simple trapo. Vigile con lo que juega para que no pueda tragarse alguna pieza o mastique plástico. Le gusta jugar a meterse dentro de algún rollo gigante de cartón por ejemplo.

 

 

 

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd