Ir a página principal

POMELO  -  Citrus paradisi

 

 

Los cítricos se originaron en el sudeste asiático. Desde entonces han sufrido numerosas modificaciones debidas a la selección natural y a hibridaciones tanto naturales como producidas por el hombre. El pomelo es una hibridación natural que se dio en las islas Barbados, entre un naranjo dulce y un pummelo (Citrus grandis).

Es un árbol de porte reducido, tronco corto y copa compacta. Los brotes son color púrpura. Las ramas son algo espinosas.

Las hojas son elípticas y redondeadas por ambos extremos, pubescentes por el envés y con pecíolo alado. Tiene nervios muy marcados y un olor típico.

Las flores son grandes, perfumadas, de color verdoso y estambres reducidos, se encuentran reunidas en grupitos terminales.

El fruto (pomelo) es un hesperido muy grande, amarillento y de forma esférico-aplastada, con pulpa muy jugosa y sabor entre dulce, ácido y amargo. Se consume fresco, en mermelada o en zumo.

Hay diferentes variedades, pero la más importanes es la "Marsh" que no tiene semillas, el fruto es globoso con piel fina y con la pulpa y corteza muy coloreadas.

La forma del fruto depende de la humedad relativa; los cultivados en zonas tropicales o subtropicales son aplanados, mientras que los de zonas más áridas son más esféricos.

Es de crecimiento vigoroso, al ser una especie subtropical, le gusta la temperatura cálida, y aunque resiste temperaturas relativamente bajas, no resiste las heladas.

Prefiere suelos arcillosos y frescos, ni compactos ni encharcados. Es necesario abonarlo con estiércol y abono químico.  No tolera la salinidad.

Muy sensible al viento y necesita luz para la floración.

Multiplicación por semilla en primavera, sembrado en semillero o injerto sobre un pie resistente.