Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

 

Siguenos en:

 

 

Web

www.elhogarnatural.com

 

Animales

 

 Ailúridos   
 Cánidos  
 Cetáceos  
 Conejos  
 Équidos  
 Felinos  
 Gatos domésticos  
 Hurón doméstico  
 Mapache  
 Mefítidos  
 Mustélidos  
 Perros  
 Pingüinos  
 Pinnípedos  
 Prociónidos  
 Sirenios  
 Úrsidos  

 

Varios

 

Acuarios 
Albinos 
Animales famosos 
Colegios de veterinarios 
Clínicas veterinarias 
Facultades de veterinaria 
Legislación 
Libros de Animales 
ONGs 
Plantas tóxicas para animales 
Puzzles de animales 
Rarezas y curiosidades 
Relatos 
Residencias 
Vacunación 
Zoológicos 
Zooterapia 

 


 

Introducción     Alimentación     Alojamiento y Equipamiento   Limpieza y Salud     Razas

 

 

ANTES DE COMPRAR UN CONEJO

 

Lo primero que debe hacer es conseguir un alojamiento (una jaula)  y suministros. Una vez comprada, colocarla en varios lugares para decidir donde estará mejor  y más cómodo. A la hora de comprar el conejo piense si quiere o no complicarse la vida. Si quiere tenerlo fácil, no selecciones los de orejas caídas o de pelo largo. Si tiene el pelo largo deberá al menos una vez a la semana acicalarle el pelo, o tendrá un aspecto muy feo. Los de orejas caídas presentan más problemas, como úlceras, ácaros o pequeños cortes.

 

 

Si desea tener dos conejos, para que se hagan compañía, los dos deberían ser del mismo sexo, y si  son del mismo sexo, al menos  uno, aunque conviene los dos, ser castrados. Por lo general se operan a los 3-4 meses en los machos y algo más tarde en las hembras. Las mascotas castradas, estarán mucho mejor, no necesitarán marcar constantemente el territorio.

Procure comprar el gazapo cuando tenga al menos 8 semanas de vida, para evitar el estrés de la separación de su hogar. Si la mascota es para niños mejor si tiene 12 semanas, ya que estará más fuerte físicamente.

Un conejo vive de media 6 años, aunque en unas buenas condiciones puede llegar a más.

Observe al conejo antes de comprarlo, vea si al andar cojea, si se muestra vivaz, que los ojos no lagrimeen, los tenga bien abiertos, redondos y limpios, y sobre todo que no tenga descargas nasales.

Si el pelaje de los pies delanteros está húmedo, es síntoma de respiración ruidosa, ya que se limpiará muy a menudo los ojos y la nariz. Las orejas tendrán que estar limpias y oler bien, que no tengan cera ni parásitos. El pelaje deberá estar lustroso, sin calvas, sin inflamaciones, ni bultos.

Otro factor a examinar son los dientes, ya que puede presentar un problema congénito llamado maloclusión. Consiste en que los dientes superiores no contactan, ni están muy ligeramente por delante de los inferiores. Si no están bien colocados el animal no podrá alimentarse correctamente y le causará dolor.

Una vez comprado, lo mejor es ir directamente a casa y alojarle en su alojamiento para que se vaya habituando progresivamente a su nuevo hogar. No intente cogerlo, pues tardará algún tiempo en pasarsele el estrés provocado por el viaje, no se dejará coger  y podría hacerse daño al intentar huir.

 

 

EL ALOJAMIENTO

 

Hace años, los conejos como mascotas se tenían en el exterior, y se alojaban en cobertizos o conejeras en el jardín, ya que el olor resultaba molesto. Hoy en día, se tienen dentro de las casas, ya que las jaulas están fabricadas de materiales que permiten una limpieza muy fácil y no absorben los olores  como las antiguas de madera. La jaula más utilizada tanto por criadores como por particulares es de alambre o metálica, aunque la de madera todavía se utiliza, sobre todo para exterior. Dentro de las jaulas, las hay de muchos modelos, para poder colocadas unas encimas de otras, con patas, con ruedas para trasladarlas, etc. Si no  va a poder sacarle con frecuencia  de ella, deberá ser muy grande. Procure no colocarla en una zona con cambios bruscos de temperatura o luces brillantes. El tamaño lo dictará la cantidad de tiempo que deje a su mascota para correr y hacer ejercicio. Las dimensiones mínimas de una jaula deberían ser 62 x 38 x 38 centímetros y la separación entre alambres 2,5 x 1,25 ó 2,5 centímetros El grosor deberá ser fuerte para que no se doble facilmente. Si se tienen dos conejos esta medida debe ser aumentada. La altura debe ser suficiente para que pueda colocarse de pie sobre sus extremidades posteriores y le sobre 4-5 centímetros sobre su cabeza.

Para el suelo, la mayoría de las jaulas tienen una bandeja donde se depositan las heces y otras sustancias. Esta bandeja se cubre las dos terceras partes del suelo con una placa de plástico o metal y dejando un tercio sin cubrir, que es el que se deja para que use el conejo para las heces y así caer a la bandeja de abajo. El suelo que tiene una placa metálica es más cómodo para el animal, y suelen estar guiadas por raíles. Ultimamente los suelos suelen ser barras de plástico que se cruzan entre sí y que son suficientemente anchas para que el conejo se sienta cómodo y diponga de espacio para que las heces caígan a la bandeja inferior.

Existen jaulas con puerta lateral, y otras que también la tienen en el techo, la cual es muy útil. También las hay que disponen de más de un compartimento y pueden ser divididas para hacer dos jaulas.

Nunca deberá colocarla donde  los rayos de sol la toquen durante mucho tiempo. No la coloque encima ni al lado de una estufa. No deberá tener  corrientes de aire, ni estar enfrente de una puerta.

 

 

 

EQUIPAMIENTO

 

Los utensilios básicos y obligatorios son: un receptáculo para el agua, lo mejor es porporcionarla con una botella, para evitar polvo, comida o heces en ella. Otro para la comida, que deberá ser de barro y que pese para evitar que lo tire. Y si la jaula tiene un suelo sólido, una cobertura para el suelo de usar y tirar. El material puede ser heno o virutas de pino blanco.

Otros utensilios opcionales son: un nido, una bandeja para las heces y juguetes. El nido es importante, ya que le proporciona una zona más oscura y segura como si fuera una madriguera. Los juguetes deberían ser troncos, ramas y objetos de madera que pueda morder y arrastrar fácilmente. Las rocas y túneles también le servirán para divertirse.

 

 

 

 

 


Copyright (c) 2005 - 2014. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd