Ir a Página Principal

Inia geoffrensis  (Boto, delfín del Amazonas, delfín rosado)

 

 

Es el delfín de río más abundante, con rango amplio de distribución dentro de su hábitat de agua dulce. Se encuentra en  Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, en un área que comprende alrededor de siete millones de km². Vive en todo el trayecto del río Amazonas y sus principales tributarios, incluso afluentes pequeños y lagos aledaños. También se encuentra en la cuenca del río Orinoco, a excepción del río Caroní y la parte alta del río Caura en Venezuela. La única conexión entre el Orinoco y el Amazonas es a través del canal del Casiquiare. Durante la temporada seca se encuentran en el cauce de los ríos, en la época de lluvias, cuando los ríos de desbordan, se dispersan a las zonas inundadas de bosques y llanuras. Se reconocen tres subespecies, I. g. boliviensis, I. g. geoffrensis e I. g. humboldtiana. Es asimismo el más grande de los delfines de río, llega a medir hasta 2,55 metros de longitud y pesar 185 kilos. La aleta dorsal tiene poca altura pero es muy larga y sus aletas pectorales son grandes. Esta característica, junto a su mediano tamaño y la falta de fusión de la vértebras cervicales, le confieren una gran capacidad de maniobra para desplazarse por el bosque inundado y para capturar sus presas. Posee un órgano llamado melón que utiliza para la ecolocación. Tiende a ser solitario y no es frecuente verlo en grupos, cuando lo hacen se congregan hasta cuatro individuos. Es un nadador lento, la velocidad más frecuente de desplazamiento varía entre 1,5 y 3,2 km/h, pero se han registrado velocidades máximas de entre 14 y 22 km/h.  Cuando emerge, la punta del hocico, el melón y la aleta dorsal aparecen simultáneamente sobre la superficie. Raramente sacan la cola del agua antes de realizar inmersiones. También pueden agitar las aletas, sacar la aleta caudal y la cabeza sobre el agua, esto último lo hacen para observar el entorno; raramente ejecuta saltos sobre la superficie, pero los jóvenes pueden hacerlo separándose del agua hasta un metro. Son más difíciles de entrenar que la mayoría de los otros delfines. Las hembras alcanzan la madurez entre los seis o siete años, la época de reproducción es estacional y coincide con la temporada seca, cuando el nivel del agua es bajo. El periodo de gestación se prolonga durante once meses y la época de nacimientos ocurre durante la temporada de inundaciones. La etapa de lactancia se prolonga hasta por un año, con intervalos de dos a tres años entre cada embarazo. Al igual que los otros delfínidos, utiliza silbidos tonales para comunicarse. Se alimenta principalmente de peces, como corvinas, tetras y pirañas, complementa su dieta con tortugas de río y cangrejos.